nupcias
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Tipos de blanco para el vestido de novia

Porque el blanco no solo es blanco, existen diferentes sombras de él. Fotografía Nikita Shirokov.

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Cuando escuchamos novia  y boda en una misma oración, hay un solo color que se nos viene a la cabeza de forma automática: el blanco. Pero cuando se trata de vestidos y del basto universo de los textilesno todos los blancos son blancos. Existen distintas variantes, algunas más sutiles que otras, y sin duda hay algunos matices de blanco que van mejor con ciertos tonos de piel que con otros.

Fotografía: Unsplash


Blanco puro o brillante

El más blanco de los blancos, es más fácil obtenerlo en fibras sintéticas. Luce espectacular sobre pieles morenas u oscuras, sin embargo, en una tez más clara hará que la novia se vea pálida.

Fotografía: Unsplash.


Blanco natural o diamante

Este es el tono más blanco entre los textiles naturales, luce un paso menos brillante que el blanco puro. Al igual, que este último se debe repetar la misma ecuación de a piel más oscura, mejor lucirá este matiz de blanco.

Fotografía: Carolina Herrera.


Marfil

Este es un color cálido con una ligera tendencia hacia los amarillos, se le refiere comunmente como color crema. Es halagador con casi todos los tipos de piel, pero en especial con los rostros un poco más rosados.

Fotografía: Temperley London


Champagne

Es blanco con matices discretos de dorado y rosa. Ideal para pieles bronceadas, apiñonadas y color olivo.

Fotografía: Nevada novias.


Blanco hielo

Este es un tono de blanco de temperatura fría, con sutiles escalas de azul y gris. No es recomendable para pieles demasiado blancas, pero resulta perfecto para pieles con tendencia hacia el amarillo.

Fotografía: Monique Lhuillier.


Beige

Es un color de matices cafés muy claros, como la arena. Luce especialmente bien en pieles claras.

Fotografía: Jenny Packham.


Colores pálidos

Vestidos en la tonalidad más clara de algún color como el verde, rosa, azul u otros, tan pálido que resulta casi blanco. Es una forma sutil de romper con la tradición y arriesgar en tu gran día.

Fotografía: Angel Sanchez.

También en esta edición

Compartir