mexicodesconocido
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión

Volver al puerto en Puerto Escondido

Hay destinos de nuestro país que no pierden su magia y que cuando los visitas te hacen regresar una y otra vez: así es Puerto Escondido.

Por: Y FOTOS: ALFREDO MARTÍNEZ FERNÁNDEZ Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Sus playas, su cultura, su clima y su gastronomía me cautivan. Lo que más me gusta de Puerto Escondido es su ambiente relajado y cosmopolita. Siempre que voy conozco a gente de otros países que buscan, igual que yo, disfrutar del paisaje, la fi esta, los deportes acuáticos como el surf y el buceo y, por supuesto, de las maravillosas playas.

.
.

❖ Playa  Bacocho

▁▁▁▁▁▁▁▁
Inicié mi viaje en esta playa, ubicada al poniente de la población, a cuatro kilómetros, tomando la carretera costera con destino a Pinotepa Nacional. Este lugar se caracteriza, por su vegetación formada por selva baja caducifolia, matorral espinoso y palmeras cocoteras. Su ambiente invita a caminar y disfrutar del paisaje que ofrece la arena dorada que contrasta con el color azul verdoso del mar.

Está dividida en tres secciones, las cuales brindan un sinfín de posibilidades para el ojo del fotógrafo. Aquí se localiza la pequeña playa Coral. Entre las rocas que la rodean fui descubriendo pedazos de troncos pulidos por el oleaje que rompe con fuerza y ahí, en medio de las marejadas, vi cómo un grupo de jóvenes pescadores lanzaban su cedal y sus anzuelos para capturar a sus presas, que luego enterraban en la arena húmeda para que se conservaran.

 Como complemento y para hacer placentera la estancia, existen hoteles en este lugar que ofrecen servicio de restaurante y club de playa con albercas y áreas verdes.

▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗
De agosto a mayo, todos los miércoles, el Club de Playa del Hotel VillaSol organiza funciones gratuitas de cine independiente y de arte.
Imagina la escena: disfrutar películas bajo un techo de estrellas refrescándote con la brisa del mar.

❖ Mercado Benito Juárez

▁▁▁▁▁▁▁▁
Por la mañana del día siguiente fui al Benito Juárez. Como todos los mercados de Oaxaca, el de Puerto es un espacio lleno de colorido en donde vale la pena perderse, con cámara en mano, por sus pasillos y puestos de frutas, vegetales, carnes, pescados, en los expendios de semillas, chiles y chocolate.

Entre el bullicio del regateo en las lenguas tradicionales mixteca y zapoteca y los puestos de artesanías, me hipnotizaron las elegantes mujeres juchitecas vendiendo sus hamacas de múltiples tonalidades que cargan sobre la cabeza.

El mercado es el lugar ideal para desayunar o comer. Lo difícil fue elegir en qué fonda desayunar. Me llamó la atención que cada una está pintada con intensos matices.

▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗
Después de fotografiar sillas y mesas de diversos y contrastantes colores, me senté para disfrutar de la gastronomía de Puerto Escondido, cuya influencia principal se basa en la cocina oaxaqueña con las aportaciones de los recursos naturales propios de la costa, como pescados y mariscos. Todos los platillos están preparados con la experiencia y sazón de las mujeres porteñas; además, se aprecia el trato cálido de la gente de la costa oaxaqueña.

.

.

❖ Playa Carrizalillo

▁▁▁▁▁▁▁▁
Esta bahía se localiza al poniente de la ciudad, a escasos metros de la zona turística conocida como Rinconada; para llegar a ella hay que descender por una serie de escalones hasta alcanzar la playa. Se encuentra rodeada por montañas lo que hace que el paisaje sea espectacular.

  No se permite el tráfico de embarcaciones por lo que es el lugar ideal para nadar, bucear y esnorquelear alrededor de sus formaciones rocosas.

▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗
Su oleaje es mediano; perfecto si quieres aprender a surfear. Aquí puedes contactar instructores para que te inicies en este emocionante deporte. Entre las palmeras de la playa se localizan enramadas en donde podrás descansar y degustar gastronomía regional, basada en mariscos.

.

❖ Buceo libre con delfines

▁▁▁▁▁▁▁▁
Muy temprano me dirigí a la playa principal. Con las cooperativas de pescadores contraté un paseo que incluyó pesca deportiva, buceo, esnórquel y observación de ballenas, tortugas y delfines.

  Abordé la lancha de José y comenzamos a navegar en busca de un grupo de delfines nariz de botella, que se ven con mucha frecuencia en la región porque habitan en mares tropicales, y se les ve comiendo en los cardúmenes de sardinas.

Los delfines, además de inteligentes son muy curiosos; les gusta acercarse a las embarcaciones y nadar a gran velocidad frente a la proa de las lanchas realizando saltos acrobáticos.

▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗
Preparé mi cámara submarina y siguiendo la trayectoria de los delfines, cortamos camino. Me lancé al agua para poder fotografiarlos. Los delfines pasaban por debajo de mí, podía escuchar sus chillidos. Con este sonido se comunican la presencia de depredadores, cuando avistan cardúmenes o llaman en auxilio de algún otro delfín. Una vez que me pasaban los delfines me subía de vuelta a la panga y volvíamos a buscarlos.

.

.

❖ Inmersiones
llenas de sorpresas

▁▁▁▁▁▁▁▁
Mi siguiente aventura submarina la llevé acabo con el centro de buceo Puerto Dive Center, localizado en el Adoquín, a unos pasos de la playa principal en Puerto Escondido. Ellos me llevaron a bucear a dos lugares.

  Punto de Presión me impresionó porque ahí observamos un espacio donde tres de las fallas geológicas se juntan, exponiendo las placas tectónicas.Este es un sitio idóneo para estudiar cómo un sismo puede afectar a la Tierra. El paisaje submarino es impactante por el tamaño de las formaciones rocosas.

▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗
En la segunda inmersión buceamos algún tiempo en Punta Colorada.  Aquí el arrecife se extiende de 15 a 25 metros cubriendo espectaculares configuraciones de roca volcánica, formadas por repisas y pequeños cañones, donde vimos abundante fauna marina formada por tres tipos de pez globo, langostas, mantarrayas, morenas, bancos de barracudas y grandes loras.

.

.

❖ Playa Marinero
y Zicatela

▁▁▁▁▁▁▁▁
Marinero
está ubicada hacia el oriente de la playa principal. Cerca de las rocas nacen olas ideales para practicar surf y bodysurf, donde los surfers locales más jóvenes empiezan a aprender este deporte.

  Zicatela es la de mayor acción surfera en nuestro país. Aquí las marejadas forman olas de hasta 18 metros de altura, las más salvajes de América Latina.

Con las olas ha llegado a Puerto toda la cultura del surf, que se vive y se respira en sus calles, en sus cafés, restaurantes, bares y en la forma relajada y divertida de disfrutar la vida.

▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗▗
Las olas aquí son agresivas y la corriente es fuerte, por lo que hay que saber nadar muy bien para meterte a surfear en este sitio, frecuentado también por los pescadores locales.
En La Punta hay un sendero que conduce al monumento religioso de La Piedad, réplica de la famosa obra de Miguel Ángel, así como una cruz que apunta hacia al ocaso.

.

▁▁▁▁▁▁▁▁
En la parte más alta de Punta Zicatela está un faro desde donde se tiene una vista maravillosa de Puerto Escondido entero.

Estando arriba logré tomar buenas fotografías de los surfistas, quienes para entrar al mar tienen que escalar con sus tablas por las rocas y esperar el momento justo en el que pasa el set de olas, para poder saltar al mar y nadar hasta alejarse de las rocas.

Este es el mejor lugar para contemplar el atardecer y terminar, con la puesta de sol, un espectacular viaje por las playas de Puerto Escondido que te invitarán a pronto regresar.

También en esta edición

Compartir