emprendedor
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

EMPLOYER BRANDING Y LA SUSTENTABILIDAD COMO EJE ESTRATÉGICO

Una empresa que crece con propósito y cuida su reputación puede reducir en un 46% los gastos en contratación y en un 28% la rotación de personal.

Por: Renata Maldonado Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Hoy en día las empresas compiten en el mercado laboral no sólo a través de un salario competitivo, un buen ambiente de trabajo y flexibilidad de horarios, sino también en la forma de comunicar su impacto ambiental y su huella de carbono.

De acuerdo con la Encuesta Global de Millennials de Deloitte 2020, la preocupación más importante para la Generación Z (o Centennials) es el medio ambiente (31%), seguido por desempleo (21%) y acoso sexual (20%).


Se estima que, para el 2025, el 75% de la fuerza laboral global estará conformada por Millennials y Generación Z; actualmente, en América Latina, representan el 55.1%. Esas cifras se traducen en un reto para las empresas, quienes están obligadas –si desean atraer y retener al talento multigeneracional– a comunicar y difundir sus estrategias para mitigar el cambio climático.

Para ello se pueden valer del employer branding, que puede definirse como la reputación de una organización como marca empleadora; es decir, que sea atractiva, significativa y convincente para el talento.


“El proceso de escoger a un empleador, ya sea de forma permanente o temporal, está cada vez más influenciado por el nivel adecuado entre el talento y nuestra ‘marca de empleador’. ¿A quién va a escoger nuestro candidato ideal? ¿De acuerdo con qué criterios? Porque la compensación, los beneficios y el tipo de trabajo han dejado de ser factores diferenciadores desde hace años”, se lee en la Guía completa del Employer Branding, elaborada y difundida por la agencia Employed Branding Lab.


Me atrevería a ir más allá y afirmar que el employer branding no es sólo es estrategia de atracción y retención; es decir, no está relacionado –solamente– con comunicar las causas con las que una marca se compromete, sino que es algo estrechamente ligado al propósito (la razón de existir y la capacidad de la organización de crear valor para la sociedad; lo que asienta los principios organizacionales y guía las estrategias a futuro).

Por tanto, la sustentabilidad, transversal a todos los procesos de una compañía, debe de ser un valor intrínseco de la cultura organizacional, por lo que su adopción no debería ser una estrategia de Talent Marketing, sino el eje estratégico por el que gravitan todas las acciones de una compañía.


El objetivo 12 de la Agenda 2030 para el Desarrollo Sostenible, titulado Garantizar modalidades de consumo y producción sostenibles, señala que uno de los retos más importantes “es la adopción de políticas de impulso hacia una economía circular que concientice a los diferentes agentes generadores de residuo, del interés, no sólo desde un punto de vista ambiental, sino también desde el económico, de prevenir la generación de residuos y de fomentar estrategias de reciclaje, valorización y reutilización”.

Nosotros estamos comprometidos con ese objetivo. Por eso implementamos el programa Logística inversa de envases posconsumo, una iniciativa que invita a nuestros clientes a llevar a cualquiera de nuestras tiendas físicas envases vacíos, limpios y secos de nuestros productos. Con ello se logra el objetivo de participar en la economía circular y, además, reciben un descuento del 25% en repuestos por cada cinco unidades entregadas.


El cuidado del medio ambiente, por tanto, forma parte de nuestro ADN corporativo y no son estrategias que sirven para causar una buena impresión en los candidatos, sino el resultado de un esfuerzo sostenido de más de 50 años en el desarrollo de productos de higiene y belleza sustentables.

“De cara a atraer nuevos talentos, es preciso que la gerencia de desarrollo sustentable articule su trabajo con el área de recursos humanos, para planificar una estrategia de employer branding que fortalezca la imagen de la empresa como una organización sustentable, generando una identificación con sus valores a través de sus acciones”, se lee, a manera de recomendación, en una de las entradas del portal Sosteniblepedia.

Una empresa que crece con propósito y cuida su reputación puede reducir en un 46% los gastos en contratación y en un 28% la rotación de personal, de acuerdo con Randstand. Por tanto, las empresas más exitosas y atractivas para el talento en el futuro serán aquellas que persigan, de manera genuina, el propósito de ser sustentables en el corto, mediano y largo plazo.

Renata Maldonado es directora de Recursos Humanos para Natura &Co México

También en esta edición

Compartir