emprendedor
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Estrategias

EMPRENDE SIN SACRIFICIOS

No todo debe ser privación y sacrificio al inicio de la vida emprendedora. Hay algunas cosas que ayudan a balancear tu vida en momentos en que el negocio demanda todo de ti.

Por: Claudia M. Sheppard Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Hace algunos años coincidí con un conocido empresario de Monterrey en un vuelo a Ciudad de México. Alguna vez trabajé en un proyecto de sus negocios, por lo que me reconoció y comenzamos a platicar. Me dijo que iba a visitar a un socio que se había enfermado gravemente.

“Está peleándose cuerpo a cuerpo contra la muerte”, me dijo. Hizo una pausa y luego me empezó a compartir los detalles. Su socio es un emprendedor nato. Es inquieto y explora todas las opciones, todas las oportunidades, todos los riesgos. No deja nada al azar. Trabaja 16 o 18 horas diarias. No conoce a nadie tan dedicado como él.


“Espero que se recupere”, contesté. “Lo logrará. Pero está costándole mucho trabajo”, me dijo.

Tiempo después supe que su socio se recuperó, pero ahora debe vivir bajo condiciones nuevas: tiene que descansar más, tomar medicamentos y asistir a consultas médicas con regularidad.

Es fácil concluir que toda persona “debe cultivar un balance de vida óptimo”. Sin embargo, hay un problema. Esto es más complicado de lo que parece.


Coincido con quienes sostienen que emprender es un acto irracional por excelencia. Si partimos del hecho de que nuestros pensamientos están “programados” para mantenernos lejos del riesgo y cerca de la seguridad, ¿no es irracional elegir un camino desconocido y que nos enfrenta a muchas adversidades?

¡Bendita locura! ¡gracias a ellos hay empleos, innovación, avance, prosperidad, competencia, productos, servicios nuevos y mejores! Bueno, algunas personas dirán que no es para tanto.


El emprendedor se caracteriza no solo por su temeridad, su valentía, sino también por su inteligencia. Y una persona inteligente es aquella que identifica amenazas, como la pérdida de salud y de calidad de vida, y hace lo necesario para evitarlas.

Si bien es lógico buscar el balance al emprender, creer que es posible alcanzarlo desde el inicio es poco realista.

Así es como se construye la experiencia.


Al principio, es normal que los emprendedores carezcan de recursos y deban esforzarse más para conseguir sus objetivos. Tienen que hacer sacrificios.

Desvelarse. Posponer viajes o proyectos personales. Sin embargo, no todo debe ser privación ni sacrificio. Hay algunas cosas que ayudan a balancear tu vida en momentos en que el negocio demanda todo de ti:

  1. Orden. Una mente ordenada es una mente más lúcida, productiva, creativa. Prioriza, define. Cualquier emprendimiento requiere de una disposición clara, orientada y con sentido.
  2. Estructura. Es súper recomendable trazar un plan, una agenda, una secuencia de actividades bien enfocada. Un emprendedor exitoso es aquel que domina el arte de optimizar sus recursos, entre los cuales destaca su tiempo.
  3. Disciplina. Hacer que las cosas ocurran. Ser perseverante. Evitar la procrastinación. Cumplir lo que se promete.

Podrás no tener conocimientos, experiencia o destreza. Esas las adquirirás. Sin embargo, si no tienes energía, lo más probable es que nunca obtengas lo que buscas.

¿Cómo puedes cultivarla?

No es una ciencia oculta. Para tener energía, es necesario vigilar tu salud (alimentación, ejercicio, sueño) y la calidad de tu relación con los demás. Al principio, será necesario hacer sacrificios. Pero no postergues lo importante por lo urgente. Si no tomas medidas a favor de tu salud y balance de vida, tarde o temprano te llegará la factura.

Te encontrarás peleándote cuerpo a cuerpo contra la muerte.

Por supuesto, eso no tiene que ocurrir.

Depende de ti.

Claudia M. Sheppard, emprendedora mexicana, estratega y mentora de negocios, CEO y Fundadora de The Latin Powerhouse. Escríbele a: [email protected] y síguela en Twitter: @claudiamshep

 

También en esta edición

Compartir