altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Opinión

¿El desgaste lleva a la renuncia?

Por: Sergio Porragas Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

Las organizaciones están experimentando el desgaste de sus colaboradores o lo que se conoce como burnout. Este fenómeno puede ser parte de un efecto postcrisis o postpandemia tras los grandes cambios experimentados, pero también tiene que ver con la alta participación de las generaciones jóvenes en las oficinas, quienes buscan marcar la pauta del nuevo mercado laboral, en donde su salud mental es primordial.

El estudio El gran desgaste: renuncia en México, que recientemente presentamos en OCCMundial, junto con GDV Group y Grupo Azimuth, reveló que cuatro de cada 10 colaboradores buscan renunciar y cambiar de empleo en los próximos seis meses; otro 23% busca hacerlo, a lo mucho, en un año.

De esta manera, vemos que los planes de renuncia son consecuencia de la insatisfacción laboral, pues 71% de las personas insatisfechas que participaron en el estudio aseguró que, definitivamente, renunciarían.

Los planes de renuncia son consecuencia de la insatisfacción laboral, pues 71% de las personas insatisfechas que participaron en el estudio aseguró que, definitivamente, renunciarían.

Aunque renunciar se puede pensar y decir fácil, la realidad es que ante un mercado laboral altamente competitivo que aún no se recupera de la crisis sanitaria global y el efecto de los altos niveles de inflación en los bolsillos de los mexicanos, la decisión de abandonar un empleo debería de estar condicionada a tener una mejor oportunidad.

Lo anterior no debe ocasionar sobreconfianza en las empresas, pues si no revisan sus estrategias a favor del talento humano, considerando las necesidades personalizadas de cada miembro de su equipo, estos pueden caer en el burnout, perder la motivación y anteponer ante todo su bienestar, aun cuando no tengan un nuevo empleo seguro.

| Renuncia silenciosa

Relacionado a esto ha surgido otro fenómeno que se ha vuelto viral en Tik Tok en los últimos meses, llamado la renuncia silenciosa, que es una iniciativa de las generaciones millennials y centennials de poner límites a sus empleadores en cuanto al tiempo y a la carga de trabajo fuera de lo establecido en su puesto, con el objetivo de cuidar su salud mental a través de un buen balance de vida/trabajo.

Regresando al estudio anteriormente mencionado, los factores que impulsan la renuncia están relacionados con el fastidio, el desgaste, la inconformidad, la sobrecarga y el disgusto. Los más determinantes para detonar una decisión de abandono, según más de 1,300 empleados, son la falta de reconocimiento, monotonía en las actividades, pocas oportunidades de crecimiento, mal liderazgo, desempeñar actividades ajenas al puesto y exceso de trabajo. Hay otros menos comunes, pero igualmente dañinos, como la falta de valores en las empresas y el mal ambiente laboral.

La renuncia silenciosa es una iniciativa de las generaciones millennials y centennials de poner límites a sus empleadores en cuanto al tiempo y a la carga de trabajo fuera de lo establecido en su puesto.

De manera más específica, los profesionistas que renunciarían más fácilmente (69%) son los que son llamados “escaladores”, un perfil de colaboradores que tiene una visión clara de lo que quiere lograr, desea ser un modelo a seguir y que eso sea reflejado en su puesto. Son personas que necesitan nuevos retos y un trabajo donde se mantengan aprendiendo y se sigan preparando.

| Faltan estrategias de retención

Las empresas empleadoras conocen esta problemática, pues aseguran que la renuncia es el tercer aspecto que cambió, derivado de la pandemia, tras la adaptación a las nuevas tecnologías y los cambios en la estructura organizacional. Las 150 organizaciones participantes en el estudio aseguran que las renuncias se han incrementado en un 15% al año, en comparación con los niveles previos a la pandemia; aseguran que las principales razones de abandono son el mal liderazgo, la falta de reconocimiento y el bajo sueldo, siendo más afectadas las empresas grandes.

Solo 51% de las empresas dijo que cuenta con estrategias de retención; sin embargo, los resultados de estas no han evitado que el mejor talento se fugue.

Para tomar acciones, solo 51% de las empresas dijo que cuenta con estrategias de retención; sin embargo, los resultados de estas no han evitado que el mejor talento se fugue. Es por esto que, como líderes de nuestra organización, encargados de la gestión del talento, debemos prender un foco rojo y diseñar estrategias para conservar nuestro equipo de trabajo, considerando que los tiempos son otros y ellos son diferentes y buscan, además de crecimiento profesional, poner límites y gozar de un buen balance de vida. AN


Sergio Porragas es director de Operaciones (COO) de OCCMundial

También en esta edición

Compartir