altonivel
Regresar a edición Pantalla completa Compartir Accesibilidad Tamaño de texto
A- A+
Animaciones
Iniciar sesión
Opinión

La Ruleta. ANTAD, entre azul y buenas noches

Por: Héctor Rendón Swipe

Continua en la historia

Swipe Desliza a la izquierda para continuar

El cierre de 2022 dará un respiro a las tiendas de autoservicio y departamentales. Dejarán atrás el impacto negativo en sus números, provocado por la pandemia de COVID-19. La proyección (a tiendas iguales) es de un crecimiento marginal en términos reales (descontando la inflación). No está mal para un sector que, por la ola de contagios, cerró sus puertas más de cinco meses.

La Asociación de Tiendas de Autoservicio y Departamentales (ANTAD), que encabeza Vicente Yáñez, pronosticó terminar el año con saldo positivo y mejorar en 2023, aunque lamenta que la economía de México no crezca de acuerdo al potencial que tiene.

Hay que recordar que la crisis sanitaria provocó el cierre total de tiendas. Sin embargo, el sector supo sobreponerse a esta adversidad; por ejemplo, un dato relevante es el crecimiento registrado en el comercio electrónico (en los últimos 24 meses), al pasar de entre 3 y 4% global, a un porcentaje de doble dígito. El reto es mantener esta inercia con el apoyo de la economía del país.

México mantiene crecimientos económicos que no se merece; debería crecer por lo menos al ritmo poblacional.

Dice Yáñez, quien es Presidente Ejecutivo de la ANTAD, que el escenario no cambiará mientras no haya acuerdos en el país. Coincidió con empresarios, durante la Reunión Anual de Industriales 2022, de la Concamin, que tuvo lugar en León, Guanajuato. En ese marco nos comentó: “México mantiene crecimientos económicos que no se merece; debería crecer por lo menos al ritmo poblacional. Tampoco se está generando la cantidad de empleos formales que se requieren cada año, cifra que asciende, en números redondos, a 1.3 millones de puestos de trabajos por año”.

Pese a ello, consideró que el sector de tiendas de autoservicio y departamentales seguirá creciendo; y si bien depende del ciclo económico, para nadie es un secreto que, tradicionalmente, ha crecido tres veces lo que crece la economía.

| Alza de precios

Otro asunto en la agenda del organismo empresarial es el alza de precios; donde, por cierto, las tiendas de autoservicios juegan un papel crucial. La inflación es el impuesto más caro y depredador que existe, que todos pagamos, máxime quienes menos tienen.

La inflación es el impuesto más caro y depredador que existe, que todos pagamos, máxime quienes menos tienen.

De ahí que el sector esté cooperando con el Paquete Contra la Inflación y la Carestía (Pacic), que impulsó el Gobierno Federal. Las cadenas de autoservicio lo están manejando con eficiencias que se traducen en reducciones en el valor de los productos, sobre todo en los 24 más importantes de la canasta básica, con mecanismos de mercado: acuerdos entre productores, proveedores y cadenas, pero no es imposición de control de precios, que eso sí sería un riesgo. Bien por la ANTAD.

| Al Portador (Canifarma)

Del plato a la boca se cae la sopa. Así le pasó al gobierno de la 4T con el fracaso rotundo de la UNOPS (Oficina de las Naciones Unidas de Servicios para Proyectos), que no pudo con la tarea de las compras consolidadas de medicamentos. Ahora es el Instituto para la Salud y el Bienestar (Insabi), de Juan Antonio Ferrer, el que se echará la bronca.

No se nos olvide que, desde el primer semestre de 2021, en que se dieron a conocer los resultados de la compra, hubo fallas: de las 2,034 claves requeridas, se logró adjudicar solo 51%, provocando que el sector salud adquiriera el resto de manera emergente. Y en 2022 todo fue nubarrones.

La 4T no pudo con la tarea de las compras consolidadas de medicamentos. Ahora es el Insabi, de Juan Antonio Ferrer, el que se echará la bronca.

Platicamos con Rafael Gual, Director General de la Canifarma. Fue tajante: México sigue sin cobertura plena en servicios de salud, por problemas logísticos, lo que ha provocado rezagos en recepción y distribución de medicamentos. Existe actualmente una licitación en puerta, por parte de Insabi, que será para dos años. De una vez les decimos que no es el total de piezas que demanda el país, lo que dará pie a nuevas adjudicaciones directas.

“El hecho de que sea el Insabi el que lleve este proceso es una ventaja, porque se debe apegar a la Ley de Adquisiciones (la UNOPS no lo hizo); eso genera certeza jurídica para la industria farmacéutica y le abre posibilidades para participar”. Aunque faltan obstáculos que saltar y uno de ellos es la revisión de precios, por el movimiento brusco de la inflación. Así de grande es el reto. AN


Héctor Rendón es periodista especializado en temas de negocios y salud pública.

También en esta edición

Compartir